El Síndrome de Alienación Parental (3)

Conductas clásicas de un progenitor alienador

Se observan a menudo los mismos comportamientos en el progenitor alienador, quien sabotea la relación entre los hijos y el otro progenitor:

1. Rechazar pasar las llamadas a los hijos.

2. Organizar varias actividades con los hijos durante el período que el otro progenitor debe ejercer normalmente su derecho de visita.

3. Presentar el nuevo cónyuge a los hijos como su nueva madre o su nuevo padre.

4. Interceptar el correo y los paquetes mandatos a los hijos.

5. Desvalorizar e insultar al otro progenitor delante de los hijos.

6. Rehusar informar al otro progenitor a propósito de las actividades en las que están implicados los hijos (partidos deportivos, actuaciones teatrales, actividades escolares ...)

7. Hablar de manera descortés del nuevo cónyuge del otro progenitor.

8. Impedir al otro progenitor ejercer su derecho de visita.

9. "Olvidarse" de avisar al otro progenitor de citas importantes (dentista, médico, psicólogo ...)

10. Implicar a su entorno (su madre, su nuevo cónyuge ...) en el lavado de cerebro de los hijos.

11. Tomar decisiones importantes a propósito de los hijos sin consultar al otro progenitor (elección de la religión, elección de la escuela)

12. Cambiar (o intentar de cambiar) sus apellidos o sus nombres.

13. Impedir al otro progenitor el acceso a los expedientes escolares y médicos de los hijos

14. Irse de vacaciones sin los hijos y dejarlos con otra persona, aunque el otro progenitor esté disponible y voluntario para ocuparse de ellos.

15. Decir a los hijos que la ropa, que el otro progenitor les ha comprado, es fea, y prohibirles de ponérselo.

16. Amenazar con castigo a los hijos si se atreven a llamarle, a escribirle oa tomar contacto con el otro progenitor de la manera que sea.

17. Culpar al otro progenitor el mal comportamiento de los hijos.

Criterios de identificación del progenitor alienador

Según los expertos se considera que el proceso de enajenación está en cuatro criterios. Estos son:

1. Obstrucción a todo contacto: La razón más invocada es el hecho de que el otro progenitor no es capaz de ocuparse de los hijos y que éstos no se sienten bien cuando vuelven de la visita. La última razón es la acusación de abuso (ver el siguiente criterio) Otro argumento es que el ver al otro progenitor no sea conveniente para los hijos y que éstos necesitan un tiempo para adaptarse.

El mensaje dirigido a los hijos es que el otro progenitor no es más un miembro clave de la familia y que se ha relegado a un estatuto de conocido pesado y que es un trabajo de ir a verlo. Tal presentación de las cosas erosiona seriamente la relación entre los Hojo y el progenitor ausente. Además que en este contexto el menor cambio de planes de las visitas es pretexto para anularlo. El objetivo es excluir al otro progenitor de la vida de los hijos. El progenitor alienador se pone erróneamente como protector del hijo, violando el principio de que cada uno de los padres debe favorecer el desarrollo positivo de la relación entre los hijos y el otro progenitor.

2. Denuncias falsas de abuso: El abuso más grave que se invoca es el abuso sexual. Pasa en la mitad de los casos de separación problemática, especialmente si los hijos son chicos y más manejables. Las acusaciones de otras formas de abuso - los que dejan huellas visibles - son menos frecuentes.

El abuso invocado más a menudo es el abuso emocional. Un progenitor acusa al otro por ejemplo de enviar a los hijos a dormir demasiado tarde. En realidad, las diferencias de juicio moral o de opinión entre los padres, son calificadas por el uno como abusivas del otro. Un progenitor puede promover en un hijo la realización de actos, los cuales sabe que el otro progenitor va a reprobar, de este modo, puede acusarlo de abuso emocional. El progenitor alienador utiliza las diferencias entre los padres como faltas del otro progenitor, en vez de presentarlas como fuente de riqueza. El clima emocional que se crea es claramente alienador para el hijo.

3. Deterioro de la relación desde la separación: Es el criterio más decisivo. Es importante que el examen de la relación antes de la separación sea hecho con mucha minuciosidad. Es habitual que el experto designado se conforme con la descripción que los hijos dan de la situación actual, sin intentar indagar cómo era la relación antes de separarse.

4. Reacción de miedo por parte de los hijos: El hijo puede mostrar reacciones evidentes, de miedo de disgusto o de estar en desacuerdo con el progenitor alienador. El mensaje de este es claro: hay escollirme "a mí". Si el hijo desobedece a esta directiva, especialmente expresando una aprobación hacia el progenitor ausente, el hijo aprenderá pronto a pagar el precio. Es habitual que el progenitor alienador amenace al hijo con abandonarlo o enviarlo a vivir con el otro progenitor. El hijo es puesto en una situación de dependencia y está sometido regularmente a tests de lealtad.

Este procedimiento actúa sobre la emoción más fundamental del ser humano: el miedo a ser abandonado. El hijo se ve obligado de escoger entre sus padres, lo que está en total oposición con el desarrollo armonioso de su bienestar emocional.

En estas circunstancias, el hijo desarrolla una asiduidad particular de no defraudar al progenitor alienador. Este puede hasta permitirse el dar la impresión de ser sorprendido por la actitud de sus hijos, cuando manifiestan una oposición hacia el progenitor ausente. Para sobrevivir, estos hijos aprenden a manipular. Se hacen expertos prematuros para descifrar el ambiente emocional, para decir nada más que una parte de la verdad y, al fin, para enredarse en las mentiras y expresar emociones falsas.

language; $usuari = user_load($node->uid); /* var_dump($usuari); */ $nomimatge33 = explode("//", $usuari->field_foto_user[$lang][0]['uri']); ?>

make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja